Decálogo del buen inmigrante (o del que se pone las pilas)

1) ESTUDIA: Lee y estudia tu destino. Evalúa posibilidades, rutas, documentos necesarios, oportunidades, empresas de transporte, situación laboral, conocidos cerca. Hazlo en serio. Lee blogs de la A hasta la Z, grupos de Facebook, Twitter. No pases un minuto en Google jugando tiro al blanco. Dedica el tiempo posible a la reflexión.

2) INVESTIGA: No satures de preguntas a tus amigos y conocidos (sobre todo a los que no saludas desde el liceo). Evita demostrar desinformación porque así te pueden bloquear en Whatsapp. Hay mucho inmigrante flojo, son minoría, pero se detectan en un segundo. Es muy típico: “¿estás en Chile? Sabes que estoy evaluando irme para allá. Por cierto, ¿qué moneda se usa en ese país? ¿Hace mucho frío?”.

Frontera entre Táchira, Venezuela – Cúcuta, Colombia. (Foto: Getty Images)

3) UBÍCATE: Prohíbete transmitir emocionalidad en tus redes sociales por el paso que darás. La cuota de divas y divos está colapsada desde hace tiempo, también la de los exageradamente dramáticos. Migrar es algo difícil y sacrificado. Se hace un flaco favor a la comunidad inmigrante internacional con los comentarios vacíos al mejor estilo de “me voy de Venezuela porque no hay espacio para mi”; “esta nueva vida es la que merezco, mi nivel ideal (con el vasito de Starbucks o la botella de Corona)”. Aprovecha esta nueva etapa de tu vida para practicar la humildad.

4) INFÓRMATE: Es central saber lo que sucede con la comunidad inmigrante de venezolanos en el mundo, con énfasis, obviamente, en el país que elegiste como destino. Nunca falta uno que dice que en Miami hay tres millones de venezolanos o que no tiene idea de cuáles países están atravesando por grandes crisis sociales a partir de nuestra migración, aun cuando sea tan evidente y los medios de comunicación publiquen una hemorragia de noticias todos los días. ¿Leíste la declaración de la ACNUR sobre nosotros? Léela.

5) RESPETA: Si la crisis no te permitió llegar a destino y tuviste que terminaste en la frontera con Colombia o Brasil, haz el mayor esfuerzo por integrarte. Respeta las costumbres y forma de ser de una sociedad que está alejada cientos (o miles) de kilómetros de tu casa. Nunca será lo mismo, eso es tácito. Llegas a un sitio diferente, por tanto, tu comportamiento debe ser diferente. Hay mucho por aprender y aprovechar. De ti depende que la experiencia sea positiva y enriquecedora. Hay miles de buenos ejemplos, y de malos también.

129290_medico11.jpg_1609701232

6) TOLERA: No colabores con que los grupos de Facebook o Whatsapp sean una almohada de desahogos o un diario de frustraciones colectivas. Otra vez: la inmigración es difícil. ¡Difícil! Traumática. Los venezolanos son refugiados, gente huyendo de un caos, no personas que decidieron pasear por el mundo. No eres un turista en la Luna. Hay mucho que digerir y tolerar, muchas lágrimas que ahogar con un amigo o con el kiosquero que recién conociste ayer. Es parte de la dinámica. Acostúmbrate y haz de esa tolerancia una fortaleza indestructible para tu bien personal y para tu familia.

7) APRENDE: Sigue la prensa de tu nuevo destino. Nada más desubicado que un inmigrante que reivindica su paracaidismo o aquel que pasa el día preguntando en Facebook cosas obvias y que desconoce por flojera. Debes saber qué sucede a tu alrededor, tu nuevo entorno. Empújate todos los días al aprendizaje. Evita estas cosas: “¿Mate? Ah, ¿el juguito ese con monte y un pitillito de metal? No sé, tengo cuatro años aquí y todavía no entiendo lo que es”. O “a mi no me gusta esa música de aquí pues, porque allá en Caracas, Valencia, Barquisimeto, Puerto La Cruz, Maracaibo, Maracay, lo que se escucha es mejor. Yo aquí me encierro y escucho mi cuestión, no tengo amigos”.

8) INTÉGRATE: Los venezolanos tenemos muchas redes, grupos y convocatorias en todos lados. Basta revisar con un poco de atención las redes sociales encontrar montones de iniciativas de asociación. La mayoría son informales, algo incipiente apenas. No somos la hermandad gallega ni el Centro Ítalo, pero sí hay grupos organizados importantes. Otras ya más institucionalizadas como ONGs o asociaciones civiles. Es clave que te integres y participes en la medida de tus posibilidades.

Resultado de imagen para inmigrantes venezolanos brasil
Inmigrantes venezolanos sostienen letreros buscando trabajo y alimentos en Roraima, Brasil (Fuente: ONU)

9) COLABORA: Ayuda, dona, apoya, da una mano. Siempre se puede. Muchas personas cuando llegan a otro país de necesitan colaboración y contención. La encuentran en gente común de todos los colores, pero luego de estabilizar mediamente su situación, olvidan todo y se enfocan en su círculo más cercano. En su isla. Se encierran hasta olvidarse del país. “Mi nueva realidad es esta y Venezuela está allá, bien lejos”. ¿Quieres hacer la diferencia? Cumple con tu comunidad, tu nuevo barrio, tu nuevo pueblo, y con Venezuela. Hay miles de maneras de ayudar. Todos las conocemos. Decir que no sabemos es mentirnos nosotros mismos.

10) ACEPTA: Atravesamos un momento muy complicado. Nuestro país está hecho cenizas y ahora te esfuerzas por retomar tu vida en otro lugar. No es lo mismo, nunca lo será. Acepta esa realidad (eso no significa que vas a dejar de luchar desde tu espacio). Nuevas reglas, derechos y obligaciones. Eres parte de la corriente migratoria más grande de América. De ti depende ser una buena noticia. Humildad, paciencia y colaboración.

***

Ángel Arellano

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Reblogueó esto en Venezolanos En Uruguayy comentado:
    Desde uno de mis blogs recomendados, Ángel Arellano que tiene ya algunos añitos en Uruguay comparte una nota importante, sobre como ser mejores inmigrantes, sobre la importancia de investigar y conocer el país que tomamos como nuevo hogar, sobre la necesidad de integrarnos, de sumar en lugar de restar. Sigan consejo.

    Me gusta

  2. BUENAS TARDES, MUY ACERTADAS Y APRECIADAS PALABRAS RECOMENDADAS POR USTED, FELICITACIONES. LAMENTO Informar que no he podido completar los recaudos(papeles legales previamente apostillados) además de lo dificil del costo del dia a dia…pues hay quienes frenan el avance, bien por ineptitud bien por que ese es su trabajo. Mis respetos y total consideracion con sus iniciativa, alegria para quienes lo hacen bien y se inmtegran con : humildad, respeto y tolerancia ante la nueva vida…!!!

    Me gusta

  3. Mucha gracias por compartir, me parece genial este post, súper positivo te deja la sensación de que puedes sacar muchas cosas buenas de una situación difícil.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s